Trump, el populista que será presidente

El mundo ha vivido una serie de giros aparentemente inexplicables este año. Desde la salida deReino Unido de la Unión Europea, pasando por el rechazo al acuerdo de paz alcanzado por el presidenteSantos en Colombia hasta la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos este martes. Viralmente se propagó la opinión común referente al fracaso, nuevamente, de las encuestas, como si ello solo sirviera para explicar el derrumbe de Clinton.

FOTO: cnn.com

Donald Trump se caracterizó por presentarse como un populista conservador. Recurrió a un discurso que empató rápidamente con grupos poblacionales que perciben a los inmigrantes y latinos como un problema nacional que debe ser resuelto con urgencia. Así mismo, aprovechó el desgaste deObama frente estos grupos que se aludieron como los excluidos de los logros del gobierno demócrata.

A pesar de su misoginia y de sus escándalos sexuales, el voto de las mujeres blancas con bajos niveles de escolaridad y residentes de zonas rurales favoreció al magnate. Incluso grupos de ultraderecha como el polémico Ku Klux Klan, se pronunciaron a favor de Trump.

En México, como bien sabemos, fue invitado por el gobierno de Enrique Peña Nieto a insistencia del entonces secretario de hacienda, Luis Videgaray. Con anterioridad, Donald Trump insistió de manera reiterada en la naturaleza criminal de los mexicanos alegando que por tal motivo debía construirse un muro en la frontera con Estados Unidos, mismo que debía ser pagado por México.Prácticamente la excusa que dio el gobierno de Peña para justificar la visita del candidato republicano, al que dieron trato de jefe de Estado, fue que se buscó sensibilizarlo respecto a nuestros conciudadanos y reivindicar la imagen de los mismos, al mismo tiempo que reafirmar la importancia de los lazos entreMéxico y nuestro país vecino.

FOTO: animalpolitico.com

La oposición, unánime, reaccionó airada ante lo que fue visto como un autogol. La actuación de Peña y su gobierno fue percibida como servil y agachada. Aunque el presidente mexicano afirmó que hizo hincapié en no pagar el muro, Trump mediante mensajes de Twitter, afirmó que Peña mentía y que el gobierno mexicano habría de pagarlo.

Por fin llegó el pasado martes y los resultados electorales empezaron a fluir. Desde el principio favorecieron a Trump y así fue hasta el último momento. El discurso de la intolerancia y de la división le rindió frutos al defraudador crónico. El mismo discurso que llevó a la salida de Reino Unido de laUnión Europea y al rechazo de la paz en Colombia. Es el mismo populismo conservador que hoy toca a las puertas de Francia con Marine Le Pen, del Frente Nacional Francés.

La peligrosidad de este populismo radica en el cuestionamiento a los valores fundacionales de occidente que asciende mediante los procedimientos mismos de nuestra civilización, es decir, mediante elecciones legales y legitimas que no hacen otra cosa sino validar formalmente el disgusto de amplios sectores sociales con la fraternidad, con la igualdad y la libertad que se han defendido en nuestra cultura. Nuestra era ha cambiado y el reto de frenar el desmoronamiento moral y ético de nuestra cultura, es todo nuestro.

Next ArticleToca al Gobierno de la CDMX administrar correctamente ampliación de recursos asignados a la capital: Dip. Andrés Atayde