¿Qué busca la próxima Ley de Alcaldías?

En estos momentos se está procesando al interior de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal lo que será la próxima Ley de Alcaldías. En este debate se encuentran todas las fuerzas políticas que mostraron interés en el tema y se han tejido ya importantes avances.

Con la reforma constitucional del 29 de enero del 2015 y con la expedición de la primer Constitución Política de la Ciudad de México el pasado 5 de febrero, se da un paso más en esa búsqueda inacabada por lograr el tan anhelado sueño de una ciudad de primera. Y esa lucha no puede entenderse sin la participación y propositiva del Partido Acción Nacional; su historia, los Diarios de los Debates e innumerables publicaciones dan cuenta de que, para el PAN, la democratización de la Ciudad de México es consubstancial a su pensamiento ideológico, y forma parte de su ADN desde el mismo momento fundacional en el año de 1939 con el gran creador de instituciones que ha dado este país: Don Manuel Gómez Morín.

Foto: proceso.com.mx
Foto: proceso.com.mx

En la Ley de Alcaldías proponemos el diseño de un modelo gubernamental de proximidad, lo más cercano posible a la ciudadanía; donde su estructura permita la solución de los problemas sociales cuya inmediatez no se encuentra al alcance de los demás órdenes de gobierno. Una vez más, como en otras iniciativas presentadas en materia hacendaria, recurrimos al Teorema de Oates – el Teorema de la Descentralización.

En los contenidos de la presente ley, buscamos no solamente replicar los principios de la Constitución en lo que respecta a las Alcaldías, sino también, romper definitivamente con el centralismo imperante que generó que las actuales Delegaciones sean espacios gerenciados con pocas facultades trascendentes, con escaso margen de administración de recursos y sin la posibilidad de adecuar su estructura organizacional de manera autónoma a la realidad de cada una de ellas, tal y como lamentablemente operan actualmente.

La propuesta del PAN, desde nuestra perspectiva, aporta destacados elementos diferenciadores: elprimero de ellos, incorporamos el concepto del Derecho a la Belleza, concepto completamente nuevo, innovador y de vanguardia. La belleza tiene un lugar indispensable en la consolidación de las ciudades, no en vano los movimientos del Beautiful City Movement lograron embellecer las ciudades porque sabían que el estar rodeados de entornos bellos en las ciudades, favorece el desarrollo moral y civil de sus habitantes, pues la belleza no es algo “accesorio” y superficial en nuestra vida, antes bien, la belleza que se busca de forma auténtica y no por vanidad,[1] es una necesidad fundamental en el hombre, y preservarla refleja la profundidad de vida interior de la persona y de las comunidades en que habita. Hablamos de la Belleza desde la concepción filosófica adoptada al espacio público. No como concepto subjetivo, sino como elemento que permite discernir lo que definitivamente no promueve la experiencia estética en el espacio público; en segunda instancia, se regula orgánica y organizacionalmente las facultades de las Alcaldías, tal y como lo establece la Constitución Política de la Ciudad de México, incorporando aspectos necesarios y diferentes como el Servicio Profesional de Carrera de las Alcaldías y el ejercicio de mecanismos de Gobierno Abierto. La curva de aprendizaje que hoy hace que la mayoría de los gobiernos delegacionales tengan solo un año efectivo en su actuar, será reducida considerablemente con la implementación del Servicio Profesional de Carrera: bandera del PAN, como quedó demostrado en sus gobiernos federales.

En lo que respecta a la Hacienda de la Alcaldíacon base en las propuestas antes presentadas en esta la Asamblea por parte de un servidor sobre Coordinación Fiscal, incorporamos dichas prácticas y generamos los incentivos que las alcaldías requieren para su correcto funcionamiento, cuidando en todo momento, que la transparencia, el gobierno abierto y la rendición de cuentas, sean la bandera de la administración de las próximas alcaldías.

Foto: sopitas.com
Foto: sopitas.com

Finalmente, se faculta e incentivamos a las alcaldías para crear e instituir Organismos Auxiliares a las labores de la Alcaldía, como lo hacen hoy de manera única las Delegaciones Benito Juárez y Miguel Hidalgo, ofreciendo servicios como son: el Centro de Atención Social Especializada, CASE; y las Universidades de la Tercera Edad, UTES, donde la delegación ofrece servicios a la comunidad, en un esquema de ganar-ganar, dotando a sectores prioritarios de la población de servicios médicos en condiciones óptimas, hasta clases de yoga, pasando por clases de inglés, matemáticas, computación e historia.

Hagamos pues historia. Historia de la buena. Historia con mayúscula, de la cual, los habitantes de la Ciudad de México se sientan orgullosos de sus representantes populares. Aquí los partidos no importan. El amarillo, el rojo, el verde, el guinda, el naranja, el turquesa, el morado y el azul, formamos parte de un mismo equipo, el equipo que debe buscar, como afirman algunos teóricos sobre la finalidad de la Ciencia Política, la felicidad de quienes habitamos ésta, nuestra única y querida, Ciudad de México.

[1] La verdadera belleza está en el intermedio del descuido que hace que las cosas sean feas y las actitudes narcisistas que sobrevaloran la belleza vaciándola de su sentido original. Cfr. Aristóteles, Libro IV de la Ética a Nicómaco o también el texto próximo a publicarse, Mansur, Juan Carlos: Belleza y formación en el pensamiento de Aristóteles. (Capítulo de libro Aristóteles a 400 años de su nacimiento, Ed. Universidad Autónoma del Estado de Morelos), 2017.

Next ArticleReglamento de movilidad de la CDMX representa un paso más hacia el uso eficiente del espacio público: Dip. Andrés Atayde