Punto de Acuerdo por el que se exhorta a realizar una campaña de prevención, denuncia y concientización en el marco del Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños

El abuso infantil es un problema que le compete a todos los países por ello se determinó como Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños, con el objetivo de garantizar los derechos y la protección de los niños, niñas y adolescentes.

Siendo que el abuso sexual, la violencia física y psicológica y el acoso sexual son formas de violencia que tiene lugar en todos los entornos. En la mayoría de las ocasiones el abuso sexual de niñas y niños es más común en el hogar o realizado por algún familiar. Pero también tiene lugar en la escuela, tanto como por los padres como por los educadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al maltrato infantil como: “los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.”

Los datos de la OMS arrojan que una cuarta parte de los adultos manifiestan haber sufrido algún tipo de maltrato físico de niños; y uno de cada cinco mujeres y uno de cada trece hombres declaran haber sufrido abuso sexual en la infancia.

La OMS calcula según estudios entre el 14% y 56% del abuso sexual de niñas y hasta el 25% del abuso sexual de niños, fue perpetrado por parientes o padrastros/madrastras.

De la misma manera el maltrato infantil causa alteraciones en la salud mental y física que perduran toda la vida. Es posible prevenir el maltrato infantil antes de que se produzca, y para ello es necesario un enfoque multisectorial. Los programas preventivos eficaces prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos. Y la atención continua a los niños y a las familias puede reducir el riesgo de repetición del maltrato y minimizar sus consecuencias.

De acuerdo con la OMS el maltrato infantil puede tener consecuencias a largo plazo tales como:

  • Actos de violencia;
  • Depresión;
  • Consumo de tabaco;
  • Obesidad;
  • Comportamientos sexuales de alto riesgo;
  • Embarazo no deseado; y
  • Consumo indebido de alcohol y drogas.

Según un estudio de la OMS, se han identificado varios factores de riesgo de maltrato infantil, aunque no están presentes en todos los contextos sociales, aporta un panorama que permite observar las causas del maltrato infantil.

  1. Factores del niño:
  • La edad inferior a cuatro años y la adolescencia;
  • El hecho de no ser deseado o de no cumplir las expectativas de los padres; y
  • El hecho de tener necesidades especiales, llorar mucho o por rasgos físicos.
  1. Factores de los padres o cuidadores:
  • Las dificultades para establecer vínculos afectivos con el recién nacido;
  • El hecho de no cuidar al niño;
  • Los antecedentes personales de maltrato infantil;
  • La falta de conocimientos o las expectativas no realistas sobre el desarrollo infantil;
  • El consumo indebido de alcohol o drogas, en especial durante la gestación;
  • La participación en actividades delictivas; y
  • Las dificultades económicas.
  1. Factores relacionales:
  • Los problemas físicos, mentales o de desarrollo de algún miembro de la familia;
  • La ruptura de la familia o la violencia entre otros miembros de la familia;
  • El aislamiento en la comunidad o la falta de una red de apoyos; y
  • La pérdida del apoyo de la familia extensa para criar al niño.
  1. Factores sociales y comunitarios:
  • Las desigualdades sociales y de género;
  • La falta de vivienda adecuada o de servicios de apoyo a las familias y las instituciones;
  • Los niveles elevados de desempleo o pobreza;
  • La disponibilidad fácil del alcohol y las drogas;
  • Las políticas y programas insuficientes de prevención del maltrato, la pornografía, la prostitución y el trabajo infantiles;
  • Las normas sociales y culturales que debilitan el estatus del niño en las relaciones con sus padres o fomentan la violencia hacia los demás, los castigos físicos o la rigidez de los papeles asignados a cada sexo; y
  • Las políticas sociales, económicas, sanitarias y educativas que generan malas condiciones de vida o inestabilidad o desigualdades socioeconómicas.

PROBLEMÁTICA PLANTEADA

La prevención del abuso contra los niños requiere una orientación diversa, en la que participen los diferentes órdenes de gobierno y los padres de familia, en la prevención de este problema mundial, que desencadena diversos problemas graves en el desarrollo de las niñas, niños y adolescentes. En la actualidad no han sido suficientes los esfuerzos realizados, tanto por autoridades como la sociedad civil, es por ello que es necesario contar información que muestre la problemática que existe, así como su prevención desde el hogar, resulta agravante el abuso sexual en función de que:

“datos proporcionados por Martínez Moya (2016), del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, muestran que dentro del país se registran altos índices de abuso sexual infantil, en los cuales el 77% de las víctimas son niñas y el promedio de edad de los afectados es de 5 a 7 años, aunado a que en la mayoría de estos casos la víctima conocía al agresor, siendo éste desde un familiar cercano como el padre biológico, hasta el hermano, el tío, el primo, el abuelo, el padrastro o un amigo cercano de la familia, cuyo vínculo de confianza aminora la posibilidad de realizar cualquier tipo de denuncia, ya que además continúan conviviendo con él hasta la vida adulta (Ramírez, 2006)”

Al respecto,

“en México, aunque se pueden encontrar grandes esfuerzos por tratar y trabajar terapéuticamente el problema por parte de organizaciones de la sociedad civil e instituciones gubernamentales, no existe una medición sistemática de los tratamientos por lo tanto, no se puede corroborar su eficacia ni saber si reducen el malestar emocional o si garantizan la no revictimización.

Tampoco se conoce cuál es el impacto que tienen en la recuperación del trauma, si ayudan en el incremento de la autoestima o a la adaptación de la víctima a la vida cotidiana. Es importante hacer hincapié en este último punto, ya que la re-victimización también incluye la mala intervención psicológica terapéutica o médica, que brindan profesionales inescrupulosos y mal entrenados para atender a personas con características psicológicas particulares…”

De acuerdo con una nota publicada por Reporte Índigo en fecha once de junio de dos mil diecisiete, señala que la violencia sexual en el país va en aumento, en el año 2015 se denunciaron alrededor de 27 mil casos de posibles delitos sexuales, y en el año 2016 casi 30 mil casos nuevos.

CONSIDERANDOS

PRIMERO. – Que la Convención sobre los Derechos del Niño, establece en sus artículos 19 y 34 que los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluyendo abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.

Estas medidas de protección deberán comprender procedimientos para el establecimiento de programas sociales, con el objeto de proporcionar asistencia al niño y a quienes cuiden de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación, y según corresponda la intervención judicial. Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexual.

SEGUNDO.- Que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 4, párrafos noveno, décimo y onceavo, se establece lo siguiente:

Artículo 4o.

En todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas dirigidas a la niñez.

Los ascendientes, tutores y custodios tienen la obligación de preservar y exigir el cumplimiento de estos derechos y principios.

El Estado otorgará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de los derechos de la niñez.

En ese sentido, la Ley General de los Derechos Niñas, Niños y Adolescentes, establece en su artículo 37 y 46, establece que:

Artículo 37. Las autoridades de la Federación, de las entidades federativas, de los municipios y de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, para garantizar la igualdad sustantiva deberán:

I.   – V.

  1. Desarrollar campañas permanentes de sensibilización de los derechos de niñas y adolescentes.

Artículo 46. Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a vivir una vida libre de toda forma de violencia y a que se resguarde su integridad personal, a fin de lograr las mejores condiciones de bienestar y el libre desarrollo de su personalidad.

TERCERO.- Que la Constitución Política de la Ciudad de México establece en el Artículo 11, Ciudad Incluyente, la garantía de atención prioritaria para el pleno ejercicio de los derechos de las personas que debido a la desigualdad estructural enfrentan discriminación, exclusión, maltrato, abuso, violencia y mayores obstáculos para el pleno ejercicio de sus derechos y libertades fundamentales y, en ese sentido, reconoce en el apartado D, los Derechos de las niñas, niños y adolescentes.

D. Derechos de las niñas, niños y adolescentes

    1. Las niñas, niños y adolescentes son titulares de derechos y gozan de la protección de esta Constitución. La actuación de las autoridades atenderá los principios del interés superior de las niñas, niños y adolescentes, de la autonomía progresiva y de su desarrollo integral; también garantizarán su adecuada protección a través del Sistema de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de México.
    2. La convivencia familiar es un derecho humano tutelado por esta Constitución.

En el caso de las víctimas de violaciones a los derechos humanos o de la comisión de delitos, la misma establece que:

J. Derechos de las víctimas

Esta Constitución protege y garantiza, en el ámbito de sus competencias, los derechos de las víctimas de violaciones a los derechos humanos o de la comisión de delitos. Las autoridades adoptarán las medidas necesarias para su atención integral en los términos de la legislación aplicable, dándose prioridad a las víctimas de todo delito que ponga en peligro su vida e integridad física y emocional.

Por lo tanto, en marco de lo anterior, las Autoridades de la Ciudad de México tienen la responsabilidad y la obligación de adoptar las medidas necesarias para garantizar el derecho de niñas, niños y adolescentes.

CUARTO. – Que de conformidad con el artículo 18, fracción VII, de la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, es una obligación de los Diputados representar los intereses de las y los ciudadanos y promover y gestionar la solución de los problemas y necesidades colectivas ante las autoridades competentes.

Que la presente proposición con punto de acuerdo busca la máxima difusión del problema de abuso contra los niños que existe en el país y en nuestra sociedad, así como su atención y prevención desde los hogares y escuelas.

Por lo anteriormente expuesto, fundado y motivado, someto a consideración del Pleno de esta Honorable Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se turne con carácter de urgente y obvia resolución, la siguiente:

PROPOSICIÓN CON  PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- SE EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LOS DISTINTOS PODERES Y ORGANOS AUTÓNOMOS; DEPENDENCIAS Y ORGANOS DESCONCENTRADOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL, DELEGACIONES POLÍTICAS, ASÍ COMO ORGANISMOS PERTENECIENTES A LA ADMINISTRACIÓN PARAESTATAL EN LA CIUDAD DE MÉXICO PARA QUE EN EL MARCO DEL DÍA MUNDIAL PARA LA PREVENCIÓN DEL ABUSO CONTRA LOS NIÑOS, SE REALICE CAMPAÑA DE PREVENCIÓN, DENUNCIA Y CONCIENTIZACIÓN DE ESTA PROBLEMÁTICA Y SE DIFUNDAN POR TODOS LOS MEDIOS FÍSICOS POSIBLES ASÍ COMO EN SUS RESPECTIVOS SITIOS DE INTERNET.

Next ArticleLlama Dip. Andrés Atayde a órganos y dependencias de la CDMX a emprender campaña de difusión contra la violencia infantil