Posicionamiento con motivo a la entrega de medallas al Mérito Deportivo 2015

Saludo a mis compañeras y compañeros Diputados, a los medios de comunicación y a las y los deportistas que hoy nos acompañan.

Doy un especial reconocimiento y saludo a sus familiares y amigos que hoy los acompañan, porque sé que el éxito de los galardonados no habría sido posible sin ellos. No puedo imaginar, en mis intentos por jugar y practicar deportes de manera constante, un día en el cual mi madre o padre no hayan estado ahí para simplemente llevarme al entrenamiento y ya ahí, impulsarme, alentarme, gritarme y orientarme con los sabios consejos de quienes tienen una perspectiva mucho más amplia desde afuera. Los amigos, los hermanos, que con su muy particular forma de apoyar, siempre son un incentivo a seguir superando y ganando batallas en las canchas, cuadriláteros o el dojo.

Hoy, como lo han dicho quienes me antecedieron en el uso de la palabra, nos acompañan deportistas muy destacados en sus ramos. Deportistas que hoy reciben un pequeño reconocimiento al inmenso esfuerzo que hacen día con día en los entrenamientos.

Comienzo felicitando a la más joven y la única mujer que hoy tenemos el honor de reconocer, Xóchitl Ríos, joven y entusiasta  practicante de Wushu, arte marcial como literalmente se traduciría del Chino. Tu dedicación, flexibilidad, técnica y creatividad te distinguen y te han llevado a ser la bicampeona en los juegos populares de la justa nacional.

En segundo término, felicito a “el Fantasma”, quien después de exponer en varias ocasiones la incógnita, máscara contra cabellera o máscara contra máscara, siempre salió avante y hasta hoy, es desconocido el nombre detrás de la leyenda. Pocos luchadores logran dicha hazaña y muchos menos logran ser dirigentes deportivos llevando también a esas esferas su éxito.  Debo decir, que algunos luchadores se ven más aterradores sin la máscara, aunque sé no hay mayor honor que conservarla a costa de los más odiados rivales.

En tercer término y con mi corazón azulcrema en la mano, te reconozco Hugo por toda la paciencia y el éxito que hoy tienes al defender los tres palos del futuro bicampeón de la Concachampions. Fueron 5 años en los que, como sé dice en el argot pambolero, comiste banca atrás de referentes del club. Egresado de las fuerzas básicas del ame, seguro jugaste en Heman o Astroboys, supiste esperar y por eso hoy, en tus manos ponemos las esperanzas de regresar a Japón para representar el rol que nuestro equipo merece y coronar el centenario levantando la copa frente al equipazo que nos topemos en el camino. Tu dedicación, compromiso y entrenamientos hoy te llevan a defender al equipo más odiado pero sobre todo,  al más amado de nuestro país.

Posteriormente debo felicitarte Dinamita, porque eres tú uno de los más grandes ejemplos que hemos presenciado los mexicanos. Dejaste atrás la burocracia y el escritorio por cuerdas y guantes, apostaste por tus sueños y creíste en ti. No debe ser fácil caerte tres veces en el primer round y levantarte para dar una batalla épica en tu primer pelea con Many; ser violentado por los jueces de las vegas en dos ocasiones, recibir un impacto del Pacman que te rompe el tabique en el quinto asalto, para finalmente vencerlo en el último segundo del sexto con un derechazo que recuerdo y aún me emociona como lo hizo la primera vez. Esa entereza, determinación y disciplina, deberán ser ejemplo para muchos.

Por último, nombro a quién hoy merece más mi reconocimiento, Waldo Ramírez. OSS.

Y lo hago de esta forma porque lograste y vas a lograr muchas cosas con los pies en la tierra, la cabeza fría pero la sangre hirviendo llena de adrenalina y pasión. Ir con tus propios medios, sin patrocinadores ni apoyo de nadie a Japón, para completar tu circuito internacional, pararte en el Tokyo Budo Kan, la casa del budo, enfrentarte a rivales de Azerbaiyán, Venezuela, Japón y Jordania para obtener el prestigioso segundo lugar en Kumite; vencer a varios Japoneses y proclamarte campeón de Kata, no cualquiera. El Karate Do es una disciplina de muchos sacrificios y que hoy lamentablemente no es apoyada y reconocida como amerita, a pesar de los múltiples beneficios, culturales, educativos y físicos, que su práctica conlleva. Tendremos que esperar hasta 2020 para que sea uno de los 29 deportes olímpicos y cosechar medallas para nuestro país en esta disciplina.

Hoy, como legisladores los reconocemos a ustedes por su desempeño, les entregamos una medalla que imagino debe sentirse muy distinta a la que han ganado en el tatami, el cuadrilátero o en el monumental Estadio Azteca. Pero más que felicitarlos, debemos comprometernos con ustedes a seguir apoyando al deporte, generando políticas públicas que propicien espacios para su desarrollo, que le tiendan la mano a deportistas exitosos.

Debemos generar detección de talento joven, en todas las disciplinas y no solo en las mediáticas. Como diría Amartya Sen, subsidiar al menos favorecido para subsanar las diferencias y combatir la desigualdad. El apoyo al deportista no debe ser cuando están consagrados, sino cuando inician y demuestran su talento. De nada sirve apoyar deportes que por si mismos consiguen patrocinios o no los requieren, enfoquemos esfuerzos en promover más deportes y en general, la cultura deportiva.

Los distintos deportes y las actividades culturales juegan un rol primordial en la generación de beneficios sociales. Muchos de estos beneficios son difíciles de valorar, y por tanto han sido objeto de desatención en las discusiones sobre la mejor manera de asignar los recursos escasos.

De acuerdo al informe “Cuantificando los impactos sociales de la Cultura y el Deporte” realizado por el Departamento para la Cultura y el Deporte del Reino Unido, se encontró una mayor propensión a reportar una “buena salud” de los deportistas respecto a quienes no practican actividad física alguna en un catorce punto uno por ciento.

También se encontró entre quienes realizan un deporte, respecto a quienes no, que tienen un once por ciento mayor de propensión a buscar un empleo.

Otro estudio denominado “Participation in School Sports: Risk or Protective Factor for Drug Use Among Students?” entregó claros indicios de cómo el deporte aleja a las y los jóvenes de las drogas. Existe una correlación negativa muy grande entre ser deportista y ser drogadícto, alcohólico o fumador.

Es decir, un peso invertido en deporte, puede ahorrarle al Estado varios pesos en tratamientos contra adicciones o tratamientos médicos contra el cáncer. El deporte es un instrumento importante como medicina preventiva.

Para terminar voy a citar a Paola Longoria, quién estuvo en esta tribuna hace once meses recibiendo el premio y fue muy atinada en decir:

“El deporte aún no es visto como una solución importante a los problemas de inseguridad, siendo que los países desarrollados han entendido que creando héroes nacionales los niños se inspiran y aspiran a ser como ese basquetbolista, ciclista, clavadista y no como el delincuente que lastima a nuestra sociedad”.

Las externalidades positivas que tiene la práctica de deportes son muchas y como planeadores sociales debemos siempre tenerlas en mente. En el PAN apostaremos por generar las condiciones para que las familias mexicanas practiquen deporte de manera regular, para que los espacios públicos sean públicos y no se lucre con ellos. En el Grupo Parlamentario de Acción Nacional, apostamos por invertir en la juventud, en el deporte, en la cultura; porque sabemos que cada peso invertido hoy en estos rubros, reduce de manera significativa el gasto en salud de mañana.

Es cuanto presidente

Next ArticleIniciativa con Proyecto de Decreto por el que se adiciona la Fracción VII al Artículo 31 de la Ley De Movilidad de CDMX