Las finanzas y los retos de la Ciudad

Tanto para nuestro país como para la Ciudad de México, estos días han sido de altibajos bastantes complejos en materia económica. En el contexto internacional vemos que diversas economías no crecen y las que lo hacen, lo hacen a tasas marginales; en lo que hace a la carrera presidencial estadounidense, el impacto de Donald Trump no ha sido positivo. En el escenario nacional apreciamos una deuda pública que ha crecido históricamente bajo el sexenio de Peña Nieto, de la mano del otrora todopoderoso ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que dentro de sus últimas acciones planteó serios recortes al gasto de la Ciudad de México. Ante tales circunstancias, compareció ante la Asamblea Legislativa de la Ciudad, el Secretario de Finanzas, Edgar Amador, como parte del análisis del informe de gobierno de Miguel Ángel Mancera.

Edgar Amador en la tribuna, durante su comparecencia en la ALDF. FOTO: gacetadeiztapalapa.com.mx

El Secretario Amador, nos dijo palabras nuevas enmarcadas en un contenido viejo, es decir, nos dijo lo mismo que año tras año ha venido diciendo pero con otras palabras. Consistentemente la Asamblea Legislativa le ha aprobado al Gobierno de la Ciudad, desde 2009, 24 mil millones de pesos adicionales por año. Tan sólo en 2015, se aprobaron 169 mil millones y se recaudaron 214 mil millones, es decir, 45 mil millones adicionales, de los cuales solo 10 mil millones provinieron del Gobierno federal. Estas cifras y diversas proyecciones, nos permiten tener la seguridad de que para 2016, el Gobierno de la Ciudad no recaudará menos de 220 mil millones de pesos, mientras que para el ejercicio fiscal vigente, contará con un excedente no menor a los 39 mil millones.

Con estas cifras, surgen las legítimas dudas de cuánto y en qué rubros habrán de emplearse dichos excedentes. Ante esto, deben existir claros contrapesos en la Ciudad de México, y la Asamblea Legislativa, que existe para ser contrapeso del Poder Ejecutivo, debe contar con un papel relevante y protagónico en la toma de decisiones que determinan la salud financiera de la capital del país.

Respecto a los ingresos existe un tema que debe preocuparnos y ocuparnos a los legisladores, más allá de emanaciones partidistas, y que tiene que ver con la defensa de la Ciudad, ante la pretensión del Secretario Meade, de desaparecer el Fondo de Capitalidad. Meade y Peña Nieto, pretenden violar la Constitución, al dejar a la Ciudad de México desprovista de este derecho. Ante esta embestida, no podemos, sino sumarnos a la lucha que el Gobierno de Mancera ha emprendido en la defensa del derecho de la Ciudad y los capitalinos a tener acceso al Fondo de Capitalidad.

FOTO: noticiasmvs.com

Un segundo aspecto, el tema de la deuda de la Ciudad nos preocupa. De manera consistente, también el Gobierno capitalino ha tenido un endeudamiento anual de 2,971 millones de pesos. Ante esto, poco o nada vale alardear una amortización al principio del año fiscal si al finalizar el endeudamiento será tal que rebase todos los esfuerzos anuales. Como lo he indicado en varias ocasiones, la deuda pública por sí misma no es dañina; su razón de ser es la misma que la deuda doméstica: ante la necesidad de ingresos extras cualquiera puede ir a un banco a solicitar un préstamo y obtener liquidez, a sabiendas que habrá de pagar el capital más los intereses correspondientes; de igual modo resulta para la deuda pública: necesidad de gastar más de lo que se ingresa. La Ciudad ingresa más de lo que gasta, por lo que esta Ciudad no tiene necesidad de seguir obteniendo más deuda.

Un tercer aspecto, tiene que ver con la lucha histórica del PAN en la Ciudad de México y el gasto centralizado del Gobierno capitalino. Durante los últimos 10 años se han recaudado en promedio 10,500 millones de pesos por concepto de predial; exhortamos al Gobierno local a que respalde nuestra propuesta de que 70% de este impuesto recaudado permanezca en la delegación que lo produce, y que sea destinado exclusivamente a gasto de capital. Por otro lado, 2009 fue el año del máximo histórico de gasto destinado a las 16 delegaciones, 18.75%, mientras que en 2015 se destinaron solo 17.17%, es decir, 2,600 millones de pesos menos. Desde el PAN exhortamos también al Gobierno de la Ciudad a promover por lo menos 20% del gasto público para las próximas Alcaldías.

Aunque la hacienda pública es un tema eminentemente técnico, la visión desde mi grupo parlamentario es clara, las políticas de ingreso, gasto y deuda, deben traducirse en mejores condiciones de vida para todos los habitantes de la Capital del país.

Next ArticleLlama Dip. Andrés Atayde a la Secretaría de Desarrollo Económico de la CDMX a combatir Informalidad y desigualdad laboral