Iniciativa con Proyecto de Decreto para reformar la Ley de Movilidad para la Ciudad de México en materia de control de estacionamientos

El objetivo de la presente iniciativa, desde la perspectiva de la Gestión de la Movilidad, se plantea la política de estacionamientos como una estrategia encaminada a desincentivar el uso no eficiente del automóvil.

El control de estacionamiento consiste en regular la disponibilidad de sitios de parqueo en distintas zonas de la ciudad, con el fin de disminuir la congestión, mediante la restricción del número de sitios disponibles, o cobrando por su uso, llevando ello al tenor del siguiente:

PLANTEAMIENTO

La Ciudad de México, además de ser una de las ciudades más grandes en extensión y más pobladas a nivel mundial, carga con la categoría de ser la ciudad capital del país. Sólo en dentro de sus límites, la población es de 8’851’080 personas, en una extensión territorial de 1,494.6 km2, los mismo datos para aunando su zona conurbada alcanzan los 20’116’842 habitantes en una superficie territorial de 7,866.1 km2 , esto quiere decir que si bien, sólo el 44% de la población vive dentro de la Capital, el restante de la población tiene relación directa (laboral, educativa, o uso de infraestructura).

Factores tales como la falta de planeación, aparición y tolerancia de asentamientos irregulares, y amplia dispersión entre las zonas habitacionales y laborales, aunado a un constante aumento en el índice de motorización, ha lleva a la Ciudad de México a una situación de complicaciones en movilidad humana, derivados de la congestión, incluso por encima de lo que otra ciudad de similitud de condiciones debiera de mostrar.

Dada la perspectiva teórica de la Gestión de la Movilidad, existen dos aristas para reducir la congestión. Una de ellas es la propuesta de crear impuestos de estructura Pigouviana, el cual buscará generar un costo que equilibré las externalidades negativas creadas por ellos mismos. Esta perspectiva, de aplicarse a nuestra Ciudad, debido a la inexistencia de condiciones óptimas en el transporte público no tendría los resultados esperados en el corto y mediano plazo.

La otra arista, la perspectiva de la política de estacionamientos, puede, por medios indirectos, reducir los incentivos al uso del automóvil por medio de elevar los costos de ocuparlo. Las variables de oferta y demanda de estacionamientos resultan relevantes por dos cuestiones, la primera es que al aumentar la oferta de espacios, se incentiva el uso del automóvil y reduce el espacio que podría ocuparse para zonas habitacionales; y en segunda cuestión, si el estacionamiento se encuentra en la vía pública, genera condiciones propicias para la aparición de congestión vial.

Dada la gran demanda de cajones en zonas de gran afluencia vehicular y con el objetivo de llevar a cabo una mejora en la movilidad de la Ciudad de México, recuperar los espacios públicos y fomentar el uso de transporte público, es necesario regular las tarifas establecidas por medio del control de estacionamientos públicos de la ciudad, determinando las vías primarias y secundarias, así como la zona de alta y baja afluencia vehicular.

Es necesario contar con una amplia transformación en la incorporación y fomento a las alternativas de movilidad, dejando de lado el uso de vehículos particulares, para darle un mayor uso a la gran amplitud de servicio de transporte público que ofrece la ciudad, eligiendo el que mejor se adapte a las necesidades de los habitantes.

Las zonas en donde se genera la mayor problemática de demanda de cajones de estacionamientos, son referentes a la localización de oficinas o centros de trabajo, en los que la mayoría de sus trabajadores usan un medio de transporte particular, sin tomar en consideración la alternativa del transporte público, en el que podría llegar en lapsos más cortos contribuyendo con esta medida a no saturar las vías de comunicación terrestre.

La regulación de las tarifas de estacionamiento dará lugar a un cobro de menor o mayor cantidad, según sea la ubicación de los mismos y la demanda de los cajones, la cuota deberá ser autorizada por la Autoridad competente a efecto de dar cumplimiento al objetivo de desincentivar el uso del automóvil.

Los estacionamientos tendrán la obligación de contar con las medidas necesarias para dar el servicio, durante el tiempo que el vehículo esté a su resguardo, informando a los clientes la nueva tarifa establecida para el cobro, dependiendo de la zona y del número de cajones requeridos.

Con la implementación del incremento de las tarifas de los estacionamientos públicos, la demanda de los cajones se verá reducida en gran medida, ya que los ciudadanos desde ese momento considerarán las alternativas de movilidad que ofrece la Ciudad de México, llegando así a una eficiente vía de movilidad urbana.

Con esto, es posible considerar las políticas de estacionamiento como una herramienta más enfocada a la disminución de la congestión vehicular, ya que a mayor disponibilidad de estacionamiento, mayores incentivos se encuentran en el uso del automóvil.

CONSTITUCIONALIDAD

Con fundamento en los artículos 122, Apartado C, Base Primera, fracción V, incisos b), c) e) de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 42, fracción XIV, 46 fracción I del Estatuto de Gobierno del Distrito Federal; 10, fracción I, 17 fracción IV, 88 fracción I, 89 párrafos primero y segundo de la Ley Orgánica; 85 fracción I y 86 primer párrafo del Reglamento para el Gobierno Interior, el Derecho Humano al Libre Tránsito, llevo a consideración de este H. Recinto Legislativo la presente Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman los artículos 9 y 204 de la Ley de Movilidad para la Ciudad de México, a lo que con el debido respeto comparezco y expongo los:

ORDENAMIENTOS AMODIFICAR

PRIMERO.- Se adiciona una nueva fracción IV, recorriendo la nomenclatura sin detrimento a las otras fracciones subsecuentes, para quedar como a continuación se propone:

Artículo 9:

III. Área de transferencia para el transporte: Espacios destinados a la conexión entre los diversos modos de transporte que permiten un adecuado funcionamiento del tránsito peatonal y vehicular;

IV. La Asamblea: Asamblea Legislativa del Distrito Federal;

V. Auditoría de movilidad y seguridad vial: Procedimiento sistemático en el que se comprueban las condiciones de seguridad y diseño universal de un proyecto de vialidad nueva, existente o de cualquier proyecto que pueda afectar a la vía o los usuarios, con objeto de garantizar desde la primera fase de planeamiento, que se diseñen con los criterios óptimos para todos sus usuarios y verificando que se mantengan dichos criterios durante las fases de proyecto, construcción y puesta en operación de la misma;

VI-CV

SEGUNDO.- Se reforma el artículo 204, para quedar como a continuación se propone:

Artículo 204: La Asamblea y la Secretaría propondrán al Jefe de Gobierno, con base en los estudios correspondientes, las tarifas para el cobro del servicio en los estacionamientos públicos por cada zona de la Ciudad, siempre buscando cumplir con los objetivos de reducción del uso del automóvil particular e incentivar el uso del transporte público y no motorizado.

Next ArticleIniciativa con proyecto de Decreto por el que se reforma la Ley de Movilidad para el Distrito Federal en materia de obligatoriedad de realización del curso de manejo