EPN y el populismo

Empecemos por analizar el contexto. La economía del país muestra un lento crecimiento, las reiteradas ocasiones en que Luis Videgaray ha tenido que reajustar las tasas de crecimiento a la baja generan incertidumbre y decepción, mientras que la calidad de los empleos y los salarios no favorecen la movilidad social y el número de pobres aumenta. La política de seguridad y procuración de justicia fracasaron tras la fuga de Joaquín Guzmán Loera, principal logro que hasta entonces había obtenido el presidente, pero también, ante el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa, cuya investigación, demostró la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, resultó un fiasco. La corrupción exhibida en el caso de la Casa Blanca y en la burda actuación ilegal del Partido Verde Ecologista de México ha sido descarada, pero también en los diversos episodios en que los funcionarios del gobierno federal y del resto de los partidos políticos en general, terminan por minar la endeble confianza que la ciudadanía pueda tener en su clase política. El presidente Peña perdió el respaldo de la mayoría, pues según las encuestas de opinión sobre la aprobación presidencial, se encuentra en los niveles históricamente más bajos de aprobación por parte de la sociedad.

Ante un escenario como el anterior, de incertidumbre y decepción, es natural el surgimiento de líderes carismáticos y populistas, que son capaces de aglutinar el desencanto de las mayorías durante procesos electorales. Sin embargo, constantemente se suele endilgar el populismo a la izquierda, quizá porque es la experiencia más cercana con la que contamos en Latinoamérica, y casos como los de Venezuela,Argentina o Brasil no nos son tan lejanos. Pero, en otras latitudes del mundo, el populismo se ha presentado desde el otro lado del espectro ideológico de la política, es decir, desde la derecha. El prototipo del populismo de derecha es, por excelencia, el ex primer ministro Silvio Berlusconi, cuyo discurso nacionalista y conservador logró conectar con las mayorías en Italia de manera que pudo ocupar la primera magistratura italiana en tres periodos distintos.

Actualmente, hemos asistido a la revelación de nuevos líderes carismáticos populistas de derecha, y quien ha logrado un crecimiento estrepitoso y estridente es el precandidato a la candidatura presidencial de los Estados Unidos por el Partido Republicano, Donald Trump, cuyo discurso, también conservador, nacionalista y cargado de elementos de odio hacia las minorías, le han generado el apoyo de los grupos de la extrema derecha política pero también de los grupos ultraconservadores de la sociedad estadounidense.

En México, ocurre un fenómeno similar, el surgimiento de un populismo de derecha se empezó a gestar desde 2014 en el Estado de Nuevo León. Un populismo desde la derecha empresarial que encarna Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”, y quien a diferencia de Andrés Manuel López Obrador, no construyó su capital político desde la vida institucional que representan los partidos políticos, sino desde la supuesta independencia que lo hace presentarse como un ciudadano sin la mancha del pecado original partidista, a pesar de contar en su historia con una militancia de 33 años en el PRI.

El populismo de derecha independiente de “El Bronco”, resulta más alarmante que aquel que pudiera significar AMLO, porque no tenemos garantía institucional de su apego a las reglas, sino que desde su supuesta independencia, las reglas son las dictadas por el líder carismático. Tan es así, que de los actos de represión ejercidos durante su presidencia municipal en García contra habitantes despojados de sus hogares en El Palmital, o de los integrantes de su gabinete, inmersos en conflictos legales e impugnaciones, nadie habla.

El PAN bajo la presidencia de Ricardo Anaya busca presentar un órgano de la vida pública mediante el cual las causas de la comunidad puedan expresarse y sentirse representadas. Sin radicalismos, pero también firmes en lo que considera es lo mejor para las y los mexicanos; abiertos al diálogo, pero también convencidos que habrá temas en los que no podremos coincidir con el status quo.

Publicado originalmente en: The Mexican Times

Next ArticleProposición con Punto de Acuerdo para solicitar al Secretario de Finanzas del DF entregue un informe detallado de la recaudación, desglosado por Delegación, por bimestre y con estadísticos de los descuentos, por concepto de Impuesto Predial para los ejercicios fiscales 2012-2015