Duarte, el bárbaro

El pasado miércoles el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya y el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, así como el Presidente de la Comisión de Elecciones de Acción Nacional, Santiago Creel, fueron acosados y agredidos por el Movimiento de los 400, encabezado por el exdiputado federal priísta, César del Ángel Fuentes, grupo que ha servido sistemáticamente para el hostigamiento a los adversarios políticos y opositores del actual gobernador veracruzano, Javier Duarte.

FOTO: jornada.unam.mx

Estos sucesos ocurrieron tras el intento del gobierno duartista de imponer al Fiscal Anticorrupción en aquella entidad, y así poder blindar al todavía gobernador respecto a las futuras acciones legales de las que pudiera ser objeto en cuanto deje la gubernatura. Este episodio se suma a la larga lista de polémicas desatadas durante la gestión de Duarte, un estado sumido en la ingobernabilidad, donde la desaparición y ejecución de periodista es una constante, la pobreza ha ido en aumento y la corrupción ha quedado evidenciada tras la revelación de la red de empresas a través de las cuales ha desfalcado al erario. Duarte ha resultado una suerte de reedición del también polémico Mario Marín, el gober precioso, a tal punto que incluso su propio partido parece darle la espalda. Hoy Duarte parece estar solo, abandonado a su suerte desde Los Pinos y desde el Revolucionario Institucional.

La académica, María Amparo Casar, calificó al intento de varios gobernadores priístas de imponer a sus respectivos fiscales anticorrupción y generar modificaciones a leyes locales y así blindarse ante sus salidas, como “legalización de la corrupción”. A lo cual el Partido Acción Nacional desde su Presidencia, ha respondido con una enérgica condena, a esto se ha sumado el Partido de la Revolución Democrática.

Veracruz es un Estado que no ha sido gobernado por un partido diferente al PRI desde hace más de 80 años. En las pasadas elecciones del mes de junio, el PRI fue derrotado por la alianza opositora integrada por el PAN y el PRD, esto tras un proceso electoral plagado de irregularidades, campañas negras y constantes descalificaciones. Junto a Veracruz, los estados de Tamaulipas, Durango y Quintana Roo, conformaron el grupo de los 4 estados sin alternancias políticas en donde el PRI fue derrotado. Con esto el PAN pasó de gobernar el 15 % de la población total del país al 31 %.

Como asambleísta del Partido Acción Nacional en la Ciudad de México, repruebo estos ataques y espero que las instituciones encargadas de la procuración de justicia, locales y federales, actúen en consecuencia, y sancionen conforme a las leyes a quienes fueron autores, intelectuales y materiales, de estas acciones vandálicas, y sobretodo, criminales. Mi solidaridad con el presidente nacional, Ricardo Anaya, el Coordinador de Elecciones, Santiago Creel y el Gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.

Next Article¿Y si Dios fuera mujer?