Daphne, razones para la indignación

Hemos vivido una semana vertiginosa en términos noticiosos. Sin embargo, todavía no salíamos de la polémica discusión en torno al acoso que recibió Tamara de Anda mientras caminaba en la Delegación Cuauhtémoc, cuando el juez Anuar González Hemadi otorgó la sentencia del amparo 159/2017 a Diego Cruz, integrante de la pandilla de los Porkys de Costa de Oro, organización conformada por hijos de prominentes familias del Estado de Veracruz. A pesar de no ser puesto en libertad, la sentencia en favor del joven por parte del juez, causó un popular rechazo en las redes sociales por considerar que aunqueDiego le tocó los senos a la víctima, además de haber estado presente cuando le metieron la mano por debajo de la falda así como en el momento de la presunta, y posterior, violación por parte de otro Porky, no existió una intención “lasciva” ni la intención, de Diego Cruz, de “copular”, pues no “expresó palabra alguna” al respecto.

FOTO: libertadbajopalabra.com
FOTO: libertadbajopalabra.com

Más allá del resto de las razones que llevaron a la conclusión de la sentencia, legal, en favor de Diego Cruz por parte del juez, resultó socialmente rechazada, desde mi punto de vista por varias razones. Primero, genera la impresión de un sistema de justicia aparentemente parcial en favor de quienes ostentan privilegios de distinta índole. Segundo, según el Diagnóstico sobre la atención de la violencia sexual en México, presentado en 2016, elaborado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimasde la Secretaría de Gobernación, se estima en 1.414.627 la cifra negra, o sea el número de casos no reportados, de delitos sexuales cometidos de 2010 a 2015, con datos aportados por 16 entidades de laRepública, el resto no lo hizo, así pues, duplicada por las entidades que no informaron, se estimó un total de 2.996.180 delitos en el quinquenio, es decir, casi 600.000 delitos sexuales por año, según este informe en su página uno, “existe aún un amplio desconocimiento por parte de los(as) operadores del sistema de justicia penal (fiscales y jueces) en materia de derechos de las víctimas de delitos sexuales, que deriva en violencia institucional violatoria de sus derechos humanos. Aunado al desconocimiento se suma la falta de sensibilidad”.

A esto hay que añadir el tema de la revictimización, Laura Martínez, quien dirige la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac), explica la falta de denuncias por parte de las víctimas de delitos sexuales debido a que “tienen miedo de denunciar porque hay doble victimización. No les creen o no les integran bien la denuncia, no se las redactan bien y entonces la mayoría pasan a reserva”. A mi parecer, la sentencia del Juez González Hemadi, con intención o sin ella, revictimiza aDaphne y genera la impresión, más allá de la legalidad de la sentencia, de la existencia de un sistema de justicia diseñado ad hoc para quienes ostentan poder e influencia o simplemente, privilegios. Un caso que bien podría visibilizar la violencia institucional que sufren las mujeres víctimas de delitos sexuales en nuestros sistemas locales de procuración de justicia. Al mismo tiempo, nos enteramos de otro amparo otorgado a otro imputado de violación específica también en Veracruz.

FOTO: record.com.mx
FOTO: record.com.mx

La construcción de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, pasa también por la construcción de un sistema de justicia que responda por igual, y que garantice el derecho de acceso e impartición de justicia con una perspectiva de género. Conciliado siempre con el resto de derechos como lo es la presunción de inocencia entre otros. Al final de cuentas, la negación del derecho de acceso a la justicia a las mujeres, como resulta sistemático en estos casos, resultará en la negación de la misma dignidad de la que todas las personas gozamos. Esa es la razón de la protesta y no otra, esa es la razón de la indignación frente a esta sentencia, ante los piropos impuestos, ante las diferentes expresiones del machismo y la misoginia, ante los feminicidios y cada una de las realidades con que las mujeres deben lidiar en un país donde la igualdad aún no termina de construirse.

Next ArticleLlama PAN CDMX a que STC Metro sea organismo Metropolitano