Ciudad contingente

En la Ciudad de México tuvimos una semana prácticamente de contingencia, la contaminación y la mala calidad del aire no cedieron. Las medidas adoptadas por el Gobierno de la Ciudad para la fase 1 de contingencia ambiental resultaron rabonas. El Programa Hoy No Circula resultó contraproducente según expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México, quienes han señalado que los niveles de ozono incluso han ido en aumento, en parte por la falta de acciones contundentes, sino además por la situación meteorológica por la que atraviesa el país, así como la región del Valle de México, pues las altas temperaturas y los débiles vientos prácticamente provocan un estancamiento de la mala calidad del aire y sus agentes contaminantes.

Si la fase 1 resulta un fracaso, la aplicación de la fase 2 implicaría prácticamente la paralización de la Ciudad así como de parte de la Zona Metropolitana, o sea, las 16 delegaciones de la Ciudad de México y 18 municipios del Estado de México (Atizapán, Coacalco, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli, Chalco, Chicoloapan, Chimalhuacán, Ecatepec, Huixquilucan, Ixtapaluca, La Paz, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Tecámac, Tlalnepantla, Tultitlán y Valle de Chalco), así como la interrupción de las labores más elementales que los capitalinos realizan cotidianamente. Primero, el Programa Hoy no Circula tendría una aplicación para la mitad de los coches en un día (los correspondientes a las placas cuya numeración termina en par), y para la otra mitad al día siguiente (los correspondientes a las placas cuya numeración termina en non), es decir, se habría de restringir la circulación al 50% del parque vehicular de la Ciudad. Esta terminación aplicará igualmente para el transporte público federal.

Una segunda implicación tiene que ver con la suspensión de actividades públicas. El Gobierno capitalino y las autoridades federales evaluarían la posibilidad de que oficinas públicas, escuelas, centros culturales, deportivos, lugares de recreación, suspendieran sus funciones.

Mientras que la fase 1 contempla la suspensión de servicio en determinadas gasolineras en la mitad de ellas, en una lógica similar al del Programa Hoy no Circula, es decir, de acuerdo con la terminación de su número de identificación, a partir de números pares y nones.

Los establecimientos y puestos de alimentos que no cuenten con equipos de control de emisiones (extractores, etc.), deberán dejar de dar servicio durante la implementación de la fase 2. Aunque Hospitales y Centros de Rehabilitación seguirán operando. Adicionalmente, el Valle de México deberá reducir un 60 % la reducción de contaminantes por parte de los sectores industriales.

Por último, se utilizarían sensores remotos para la detección de vehículos altamente contaminantes sin importar que se trate de autos particulares, transporte público, autobuses, microbuses, combis, mismos que habrían de ser detenidos y dejados fuera de circulación.

Next ArticleEl Constituyente de la CDMX y la farsa democrática