Adiós Delegaciones, hola Alcaldías

Con la reforma constitucional del 29 de enero del 2015 y con la expedición de la primera Constitución Política de la Ciudad de México, el pasado cinco de febrero se dio un paso más en esa búsqueda inacabada por lograr el tan anhelado sueño de una ciudad de primera, con ciudadanos que tengan derechos de primera y que al mismo tiempo puedan hacerlos valer ante las autoridades. Esa lucha no puede entenderse sin la participación activa y propositiva del Partido Acción Nacional; su historia, los Diarios de los Debates e innumerables publicaciones dan cuenta de que, para el PAN, la democratización de la Ciudad de México es consubstancial a su pensamiento, desde el mismo momento fundacional en el año de 1939.

FOTO: etcetera.com.mx
FOTO: etcetera.com.mx

Por ello, en un ejercicio de congruencia y suma responsabilidad, anteponiendo la propuesta y la razón de las ideas, el Grupo Parlamentario del PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal presentó una Ley Orgánica de Alcaldías, cuyo objetivo es el de aprovechar al máximo, las posibilidades y el potencial normativo que la Asamblea Constituyente estableció como imperativos en su contenido, principalmente en los artículos 52 y 53 de la propia Constitución.

Hemos propuesto el diseño de un modelo gubernamental de proximidad, lo más cercano posible a la ciudadanía; donde su estructura permita la solución de los problemas sociales cuya inmediatez no se encuentra al alcance de los demás órdenes de gobierno. Con esto buscamos no solamente replicar los principios de la Constitución en lo que respecta a las Alcaldías, sino también, romper definitivamente con el centralismo imperante que generó que las actuales Delegaciones sean espacios gerenciados con pocas facultades trascendentes, con escaso margen de administración de recursos y sin la posibilidad de adecuar su estructura organizacional de manera autónoma a la realidad de cada una de ellas, tal y como lamentablemente operan actualmente.

La propuesta, desde nuestra perspectiva, aporta destacados elementos diferenciadores. El primero de ellos: incorporamos el concepto del Derecho a la Belleza. La belleza tiene un lugar indispensable en la consolidación de las ciudades, no en vano los movimientos del Beautiful City Movement lograron embellecer las ciudades porque sabían que el estar rodeados de entornos bellos en las ciudades, favorece el desarrollo moral y civil de sus habitantes, pues la belleza no es algo “accesorio” y superficial en nuestra vida. Diversa literatura científica ha utilizado como hipótesis: que entre mayor experiencia no solamente de imagen urbana ejemplar, sino de uso de servicios públicos, acompañados de la fruición estética, mayor identidad y sentimiento de pertenencia de la comunidad, y también mayor crecimiento y desarrollo económico.

En segunda instancia, se regula orgánica y organizacionalmente las facultades de las Alcaldías, tal y como lo establece la Constitución Política de la Ciudad de México, incorporando aspectos necesarios y diferentes como el Servicio Profesional de Carrera de las Alcaldías y el ejercicio de mecanismos de Gobierno Abierto. La curva de aprendizaje que hoy hace que la mayoría de los gobiernos delegacionales tengan solo un año efectivo en su actuar, será reducida considerablemente con la implementación delServicio Profesional de Carrera: bandera del PAN, como quedó demostrado en sus gobiernos federales.

Esta propuesta se redactó con profundo detalle en aspectos como la emisión de reglamentos, bandos e instrumentos legales, así como una importantísima facultad que el Constituyente de la Ciudad de México le otorga a las y a los Alcaldes, a saber: la de iniciativa de leyes y reforma de ley ante el Congreso local.

Finalmente, se pretende facultar y se incentiva a las alcaldías para crear e instituir Organismos Auxiliares a las labores de la Alcaldía, como lo hacen hoy de manera única las Delegaciones Benito Juárez y Miguel Hidalgo, ofreciendo servicios como son: el Centro de Atención Social Especializada, CASE; y las Universidades de la Tercera Edad ,UTES, donde las delegaciones ofrecen servicios a la comunidad, en un esquema de ganar-ganar, dotando a sectores prioritarios de la población de servicios médicos en condiciones óptimas, hasta clases de yoga, pasando por clases de inglés, matemáticas, computación e historia.

Con la expedición de una legislación orgánica para las nuevas Alcaldías, el modelo anacrónico bajo el que operan las actuales Delegaciones dejará de existir, para dar paso al de las demarcaciones territoriales las cuales se integrarán por un alcalde y un número determinado de concejales, estableciendo un esquema de pluralidad.

Publicado originalmente en: The Mexican Times

Next ArticleIniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman diversas disposiciones y denominación de la Ley de Establecimientos Mercantiles de la CDMX